Good things take time

En estas vacaciones de invierno, tuvimos la oportunidad de visitar la ciudad de Oaxaca. Hace más de 20 años desde mi última visita, recordaba muy bien la gastronomía y los deliciosos tipos de mole.

Esta vez descubrí un nuevo atractivo que iba más allá de los restaurantes, el arte. Oaxaca se está convirtiendo rápidamente en uno de los lugares más prometedores de nuestro país, artísticamente hablando. La ciudad esta llena de piezas y exposiciones únicas en su tipo.

Tuvimos un tour bastante completo en que visitamos zonas arqueológicas como Mitla y Monte Albán, además del famoso Árbol del Tule y una fábrica de mezcal pero lo que mas me llamó la atención fueron las creaciones indígenas y regionales.

Primero que nada, los tapetes de lana tienen un proceso muy complejo que yo no conocía. Se inicia con la creación del estambre de lana que tiene que ser pasado por una rueca como la de la Bella Durmiente. Después se pinta cada pedazo de estambre con pinturas orgánicas creadas con distintos pigmentos obtenidos de la naturaleza como té de manzanilla, curry, distintos minerales y etc. Lo más impresionante es que ningún tono se puede repetir, haciendo cada tapete único. Además, solamente una persona puede tejerlo pues, como nos explicaron, cada persona aplica diferente presión y fuerza. Entonces, para que el tapete quede parejo puede tardar hasta 6 meses (dependiendo del diseño) en terminar después de largas jornadas laborales de hasta 8 horas.

RUECA

Nos contó el dueño del taller que el formaba parte de la tercera generación del negocio familiar y que cuando era pequeño soñaba con realizar una profesión diferente pero que solo pudo atender hasta secundaria. Me dio muchísima ternura que el mismo reflexionaba que gracias a esta tradición había podido visitar lugares que nunca hubiera soñado y participar en concurso internacionales todo con la intención de compartir esta tradición. Fue muy bonito ver como a través de los años se había apasionado con el “negocio familiar” y lo había desarrollado como todo un empresario empleando a más de 50 personas y hasta contar con terminales para tarjetas de crédito. Cuando hablaba de sus diseños y trabajos se mostraba como todo un artista que se había involucrado y reflejado en cada una de sus obras, nunca veré los tapetes igual.

Otra obra de arte que descubrí, fueron los alebrijes. Estas figuritas de madera pueden tardar hasta 3 AÑOS. Hay piezas que tardan 2 años en secar, después de ser pulidas manualmente 3 veces. La madera que utilizan es muy húmeda por lo que tarda mucho en secar y tiene que ser resanada con yeso natural para que tenga una mayor duración, sino la pintura también se quebraría. Ya que las piezas están secas, se pintan con las mismas pinturas naturales creadas con pigmentos que tienen sus propios procesos. Claro que regrese con mi propia colección de alebrijes. La dedicación y profesionalidad con que se hacen es realmente impresionante.

ALEBRIJE

En este viaje me pude dar cuenta de que las cosas que valen la pena toman tiempo. Podemos muchas veces vivir la vida de forma “express” sin darnos la oportunidad de apreciar este tipo de trabajos que con tanta dedicación se realizan y que creo que deberíamos apreciar mucho mas, en especial por tratarse de nuestra propia cultura.

ALEBRIJES

– CHECKLIST®

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s